jump to navigation

Una ciudad sin comercio 7 Març 2011

Posted by aciadmin in Articles.
trackback

¿Se imaginan a Salamanca con calles entristecidas y vacías, que invitan más al desánimo que al placer de recorrerlas?

Eso no es una hipótesis inverosímil, sino que empieza a ser una plausible realidad. Este mismo periódico daba cuenta, hace poco, que la capital ha perdido 6 de cada 10 pequeños comercios en solo tres años. Entre la crisis económica, el cambio de hábitos de consumo y la dejadez de muchos comerciantes “de toda la vida” se va reduciendo el tránsito de peatones y la vida mercantil a una “i griega” urbana, con el nudo en la Plaza, su tramo vertical de apoyo en la Rúa y las dos ramas oblicuas en las calles Toro y Zamora. Todo lo demás corre el riesgo de transformarse en soledad y silencio. No exagero, pues eso sucede ya en grandes ciudades de Estados Unidos: el down-town de Los Ángeles, por ejemplo, es un lugar desolado y siniestro; en gran parte del Harlem neoyorquino mejor no adentrarse, y hasta el centro de Washington es evitado por sus propios habitantes.

El desplazamiento de las tiendas hacia grandes superficies del extrarradio está en el origen de esa degradación urbana y de aumento de la delincuencia. Muchas capitales europeas, alertadas por ese fenómeno, han tomado medidas para impedirlo: desde la remodelación urbanística hasta el apoyo a la “tienda de proximidad”, pasando por asociaciones de comerciantes. Aquí, visto el creciente y acelerado cierre de establecimientos, no parece que nos inquieten los riesgos ambientales, estéticos y policiales que conlleva la desaparición del pequeño comercio. Como pez que se muerde la cola, cuantas menos tiendas haya en una calle, menos gente irá a comprar a las que permanecen abiertas. Pero si el asunto ya era grave de por sí, lo ha venido a complicar aun más la venta por Internet. Y no tendría porqué ser así. Al igual que la utilización de ordenadores ha aumentado el consumo de papel debido a la mayor cantidad de textos que se imprimen, el uso de Internet por las pequeñas tiendas especializadas podría aumentar las visitas físicas de sus clientes, para ver, comparar o cambiar productos.

Si queremos evitar, pues, el futuro de una ciudad fantasmal, hay que dinamizar la vida comercial del centro y de los barrios. Debe ser responsabilidad de sus vecinos, claro, pero también de unos empresarios acomodaticios y de una Administración pública que, de seguir en la inopia, se quedará sin los ingresos fiscales de antaño y tendrá que aumentar los gastos en limpieza y seguridad de hogaño.

Anuncis

Comentaris»

1. Cristina - 7 Març 2011

No ens podem dormir, el que diu aquest article pot passar a qualsevol lloc i està passant. Per això cada vegada més és necessari reaprendre el valor de l’associacionisme, el valor de treballar tots junts per un bé comú, i deixar de banda aquest individualisme que s’ha instaurat en la forma de viure de la majoria de nosaltres.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: