jump to navigation

La Generalitat de Catalunya ayudará con 1.500 euros la reapertura de comercios 12 Setembre 2011

Posted by aciadmin in Articles.
trackback

El importe destinado a ayudas cae este año un 25%, hasta nueve millones de euros | Las asociaciones de comerciantes reciben casi la mitad de todo el presupuesto.

La Generalitat sustituirá la mayoría de las subvenciones a fondo perdido que hasta ahora se concedían al pequeño comercio para hacer inversiones por una nueva línea de avales que pretende facilitar el acceso al crédito, destinado tanto a la inversión como también al circulante. Este es el principal cambio que aporta la nueva política de ayudas impulsada desde el Consorci de Comerç del Departament d’Empresa i Ocupació, y que entra en vigor este otoño.

Aunque otra novedad la representan unas nuevas subvenciones a fondo perdido: las destinadas (con 1.500 euros) a incentivar la reapertura de establecimientos que estén cerrados, una medida que pretende mitigar el efecto negativo, desmotivador, que produce ver establecimientos con las persianas bajadas en las principales calles comerciales de las poblaciones, explica el director general de Comerç, Josep Maria Recasens. La atención al tejido comercial en zonas rurales va a ser otra de sus principales actuaciones.

La política de apoyo al pequeño comercio es prioritaria para la Generalitat, pero ni mucho menos es ajena a los recortes. El presupuesto que Comerç destinará este año para mejorar la competitividad del sector es de 9 millones, lo que significa que se ha reducido en un 25% frente a los 12 millones de euros de la convocatoria de ayudas del 2010, en manos del anterior gobierno.

Sin embargo, Recasens justifica que este recorte prácticamente se debe a la eliminación de las subvenciones directas a las inversiones en comercios. En su lugar, la Generalitat está todavía negociando con la banca comercial la puesta en marcha de una línea de 35 millones de euros con los que avalará directamente el 70% de los créditos, de entre 10.000 y 90.000 euros, que soliciten los comerciantes tanto para hacer inversiones como para financiar el circulante. Este importe, que se prevé estará a disposición del comercio “durante este otoño”, dice Recasens, no supone un gasto directo para la Generalitat (no en su total, sino que sólo computarán los fallidos).

Sin embargo, esta apuesta por sustituir subvenciones por avales no significa la desaparición de las ayudas directas. La más vistosa es la que persigue paliar esa discontinuidad de los locales cerrados que puede hacer perder fuerza al conjunto de la zona comercial. Pero, además, se concederán 1.000 euros al comercio que acredite pérdida de ventas provocada por obras civiles de larga duración. Y se prevé una especial atención al tejido comercial en poblaciones rurales y de menos de 1.500 habitantes, con subvenciones para modernizar tiendas, talleres de artesanía y obradores, e incluso para la edición de material audiovisual de promoción de la actividad artesanal.

La convocatoria de las ayudas de este 2011 se abrió el pasado lunes, día 5, y permanecerá abierta para solicitudes hasta el próximo 11 de octubre. Comerç asegura que las ayudas se pagarán antes de que finalice el año. “Hasta que se presenten los proyectos, es difícil prever la respuesta que tendrán estas nuevas medidas”, valora Recasens.

La principal partida del presupuesto de este plan para mejorar la competitividad del sector comercial sigue destinada a las asociaciones de comerciantes (hay cerca de medio millar en Catalunya), que reciben entre el 45% y el 50% del dinero disponible, para sus funciones de dinamización y promoción conjunta de sus comercios. Josep Maria Recasens destaca que han mantenido prácticamente estable la cantidad destinada a este concepto, y que se calcula en alrededor de los 4,5 millones de euros. “Y vamos a flexibilizar las condiciones, nosotros estamos receptivos a la creatividad de las asociaciones, no vamos a acotar los criterios para acceder a estas ayudas tanto como lo estaban ahora. El resultado es que las asociaciones no van a ver casi o nada disminuidas las ayudas”, añade.

Recasens dice que se quiere hacer “un esfuerzo en municipios rurales para facilitar la reorientación de comercios existentes y la implantación de otros nuevos, vinculados a la producción y a la actividad turística de la zona”. “Queremos dinamizar el comercio comarcal”, dice Recasens, y para ello se prevé empezar con una prueba piloto en los próximos meses, en una zona aún por decidir.

La nueva política de la Generalitat cambia en las formas pero mantendrá en el fondo la apuesta por preservar el tejido económico que configura el pequeño comercio: más de 80.000 empresas, 100.000 establecimientos, 291.900 personas ocupadas. “La red de comercio de proximidad en Catalunya tiene una función social y es económicamente viable”, destaca Recasens. “Todo el mundo sufre la recesión del consumo, pero el comercio de proximidad que da buen servicio y buen producto no debe sufrir más que otros”, concluye.

Font: La Vanguardia  12/09/2011 –

Advertisements

Comentaris»

No comments yet — be the first.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: